jueves, 22 de marzo de 2018

Seis finos trazos sobre «El color de la luz», de Marta Quintín


Más allá de la historia de amor entre un apasionado en la práctica y una práctica apasionada, «El color de la luz» es un maduro y trabajado puzle existencial. Pasión y pragmatismo entrecruzan sus miradas en una novela donde el devenir de los acontecimientos y el origen de las actitudes quedan perfectamente encuadrados en su época. Un maravilloso retrato que nos muestra toda la gama de colores del arte y del amor, en resumen, de la vida.

Mis seis finos trazos sobre esta novela serán, solo eso, sutiles pinceladas de aquello que más me ha llamado la atención durante su lectura. Aquello que, por impactante y una vez cerrado el libro, Marta Quintín ha conseguido pintar en mis recuerdos: la luz...

La luz


El título de la novela y el nombre de la protagonista femenina, Blanca Luz, se prestan a un juego literario donde el análisis cromático de unos ojos se extrapolará al amor y, finalmente, la luz que contienen y que proyectan en el que los contempla quedará plasmada en una obra pictórica. ¡La emoción en una creación artística!

La creación artística


No hay personajes secundarios cuando su finalidad es la de homenajear a todos aquellos que reconocen el talento en otros, lo admiran y trabajan para que se desarrolle: Francisco Miranda, padre de Blanca Luz, enorme personaje y ¡enorme su creadora! 

Las reflexiones sobre el origen de la inspiración y las fuentes de las que se nutre, el talento o el proceso creativo son continuas y certeras. Aplicables a cualquier actividad artística, pero concentradas aquí en la literatura y, sobre todo, en la pintura.

La pintura


Sin serlo al uso, el gran protagonista, el hilo conductor de la novela es una tela: UN CUADRO. A través del arte al que pertenece, la pintura, viviremos el inicio, el desarrollo y, lo más fascinante, la perpetuidad de una historia amor

El amor


En el más amplio sentido de la palabra: el primero, el perdido, el añorado, el conveniente, el filio-parental, el amor al arte y, en general, a la cultura.

La cultura


Tengo que destacar dos magníficas «realidades» que la autora ha incluido en la novela coloreando así la trama con gran acierto.

Por una parte menciona y desarrolla, sucintamente, la solidaridad cultural durante la II República Española: las bibliotecas ambulantes.

Por otra, viviremos «la huida» de un artista hacia la libertad y el conocimiento que ofrecía en aquel momento la Ville Lumière. Y allí, como no podía ser de otra manera, lo sitúa a su llegada en La Ruche: un símbolo, un lugar de intercambio, una ciudad de artistas y, en cuanto a la vida, un estilo y algo más.

El estilo y algo más


Una escritura, en los inicios, que se asemeja a los impetuosidad de los primeros escarceos amorosos. Capítulo a capítulo, como en el amor consolidado, va ganando sosiego y calidez.

El magnetismo del color blanco se intensifica cuanto más se avanza  y llegados a un punto no se puede parar de leer. Un blanco lleno de vida que nunca ciega y siempre ilumina, despertando las ansias de existir en mayúsculas, de sentir sin reflexionar y de acumular experiencias desde la pasión.

Una novela, en definitiva, que contiene una gran máxima: vivid en paz con vuestros instintos para que llegado el ineludible adiós podáis despediros como una gran artista, como Marta Quintín...

Pinté todos y cada uno de mis días con «El color de la luz» 


--------------

Mi querido color negro, no te he abandonado. Queda implícito más arriba un pequeño guiño al gran género que representas.

30 comentarios:

  1. Me queda muy claro. Tengo que leer este libro!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Buena forma de retratar tus impresiones sobre la obra, en la que al final el protagonista principal es el cuadro y el arte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. El cuadro podría pasar por ser un instrumento. Pero en el caso de que fuera así, sería solo un instrumento literario. Es el gran protagonista. Un abrazo, Mari.

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho tu manera de «retratar» el sentimiento de la novela. Leer a esta autora, ha sido todo un descubrimiento, sobre todo, por desarrollar un tema con tantas aristas y tanto recorrido emocional como histórico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A mí me ha asombrado su madurez. También el aspecto emocional de los personajes en cuanto a lo artístico: el que tiene talento, el que ayuda a desarrollarlo, el que no lo tiene pero es consciente de ello... Muy completo. Beso.

      Eliminar
  4. Me encantan tus reseñas y tú forma de contar, oleee, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Susana. Besos también para ti.

      Eliminar
  5. ¡Y nos la queríamos perder! Me parece acojonante tu capacidad de síntesis para sacar lo mejor de una novela y darle un matiz nuevo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, ja, ja. Me has hecho reír. Cómo me gustaría, algunas veces, comentar una novela y decir solamente una palabra: «acojonante». No me des ideas. Muchas gracias, Ana. Un enorme abrazo.

      Eliminar
  6. Me encanta tu forma de coger el pincel y pintar finas líneas, claras y diáfanas con las que desmenuzas los colores, el trazo y la luz atrapada en este cuadro que hemos leído. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias! La que se ha quedado impresionada con tu reseña, he sido yo. Tiene algo de lo que la mía carece: carisma. Un beso enorme.

      Eliminar
  7. Espectacular reseña, me quito el sombrero. Me encanta tu forma de sintetizar todo lo importante y lo precioso de esta novela. 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gema. Es una novela preciosa, sí. También es el resultado de conjugar sensibilidad y trabajo, mucho trabajo. Esto último me ha entusiasmado. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me ha encantado tu reseña. Una novela que he disfrutado muchísimo y que la has reseñado de forma genial :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura. La he disfrutado, claro. Pero en mayor medida he admirado el gran trabajo final. Es brillante. Besos.

      Eliminar
  9. La novela tiene un ritmo continuo que no decae a lo largo de la misma, La autora es muy directa. Excelente reseña Bss ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, chicas. Es uno de los puntos fuertes de la novela. Todo aquello que podría romper el ritmo narrativo está tan bien introducido, que enriquece el doble. Un gran abrazo para las tres.

      Eliminar
  10. Magníficos estos seis finos trazos que nos ofreces, lo has dicho todo, con pocas palabras pero con mucho contenido, encaje de bolillos de mucha calidad. Tus aportaciones son un lujo en Yincaneras. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil veces, Ángela. No tengo mérito alguno. Hay novelas que dan brillo a lo que no lo tiene: «El color de la luz». Un beso enorme, amiga.

      Eliminar
  11. Me encanta tu capacidad de síntesis, porque sin duda eres capaz de plasmar en muy pocas ideas qué te ha gustado y por qué recomiendas la lectura de ese libro, sin desmenuzar demasiado, pero dando ganas al lector de meterse de cabeza en la trama. En muchas ocasiones esta forma de reseñar es mucho más complicada, así que, me quito el sombrero.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco un montón. Como no sé reseñar al modo clásico (cantaría un aria de «La traviata» 'a cappella'), intento comentar las novelas de la forma que a mí me resulta más natural/cómoda. Leerte me ha puesto muy contenta y me anima. Beso y achuchón.

      Eliminar
  12. Preciosos estos trazos, Ana. Te ha quedado un retrato de lo más certero. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inspira, Marta Quintín. Como le dije vía Twitter, uno se gana el respeto, en lo literario, con libros como el que ha escrito. Mucho éxito y felicidades de nuevo. Gracias a usted.

      Eliminar
  13. Me gustan tus trazos, una preciosa forma de reseñar este libro lleno de arte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Loreto. Un libro lleno de arte y de pasión por él. Me lo he tomado también como una lección de vida.

      Eliminar
  14. Me descubro ante la forma de enfocar tus opiniones siempre tan certeras y sobre todo sintetizadas, eres un crack sigue deleitándonos con tus impresiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Carmina. El 50 % de este comentario ha surgido después de contestarte en Twitter. Has sido mi gran guía esta vez. Un abrazo enorme, jefa.

      Eliminar
  15. Hola Ana M. una reseña muy concisa pero en la que expresas de una forma muy clara los puntos fuertes de la novela. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro. Te has perdido una simultánea de gran nivel. Espero que te animes a leer el libro por tu cuenta. Merece la pena.

      Eliminar